El Ayuntamiento de Campo Real, a raíz de las quejas sobre los fuertes olores provocados por los vertidos de lodos que procedentes de la estación de aguas residuales de la zona de las canteras, inició, en el mes de enero, una serie de acciones con la Comunidad de Madrid para buscar soluciones a este problema que ahora se agrava con el calor. Así se desprende de la correspondencia mantenida entre el alcalde, Felipe Moreno, y el entonces consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio, Pedro Rollán.

En su misiva, fechada el 23 de enero, Moreno solicita al ahora vicepresidente del gobierno regional “una reunión urgente a la mayor brevedad posible” para tratar el asunto. El edil campeño explica que estos vertidos están produciendo “una alarma social en el municipio”, por lo que le pide explicaciones. Y es que, ya desde el verano pasado, se venía solicitando a la Comunidad que solucionase el problema de los vertidos de lodos.

Moreno reconoce que la empresa tiene autorización de la Comunidad de Madrid, tal y como hizo constar el Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil (SEPRONA). Aun así, desde el Ayuntamiento se insta a una investigación ya que se cree que el vertido de los lodos “no se está realizando de manera adecuada”, permaneciendo varios días e incluso semanas sin extender y mezclar con el terreno.

Un asunto de la máxima importancia para el alcalde, quien incluso llega a pedir a Rollán poder tratar qué cantidad o proporción se permite y cuál es el procedimiento exacto que establece la norma que lo regula, así como conocer qué organismo es el responsable de que el proceso se realice de forma correcta.

Tan sólo seis días más tarde, el propio consejero contestaba a Moreno indicándole que las analíticas de lodo y suelo presentadas por la empresa eran “correctas”. Rollán recuerda que estas actividades se realizan a más de cuatro kilómetros del casco urbano, cumpliendo con lo establecido en el decreto que prohíbe la aplicación a menos de dos kilómetros del núcleo del municipio.

Así se demuestra que el Ayuntamiento de Campo Real, a pesar de no tener competencia alguna en este asunto, buscó, desde hace ocho meses, soluciones a un problema que siempre consideró una prioridad. Una labor de vigilancia, preocupados por la salud de los campeños, que no cesará, informando al SEPRONA y a la Consejería de Medio Ambiente –sobre quienes recae esta competencia- para que los vecinos de Campo Real no se vean perjudicados por los vertidos de una empresa que, presuntamente, no cumple la ley.

 carta lodos

carta lodos1

¿Le gusta la nueva web?

 micarpetasalud

banner mancomunidad